Cómo reñir (I): La herramienta

Tiempo estimado de lectura: 
4 minutos

Nuestro gato está haciendo algo que no debe. ¿Cómo se lo hacemos saber?

Antes de explicar cual es la mejor herramienta, haremos un repaso de las más habituales y de porqué no las debemos utilizar.

-Chillar, perseguirle y encerrarle. Juntos o por separado, ninguno de estos métodos funciona. El gato no entiende nuestro comportamiento. Además si la actitud que estamos regañando es consecuencia de algún trastorno de conducta, lo empeoraremos considerablemente. Una consecuencia habitual de reñir de esta manera es que el animal nos ignore, se vuelva más rebelde o nos coja miedo.

-Castigo físico. Darle un pequeño azote, tirarle una zapatilla, darle con un periódico enrollado, etc. Cualquier castigo físico, aunque no le haga daño, genera las mismas o mas contrapartidas que el punto anterior. Debemos ganarnos su respeto y por la fuerza solo se gana el temor o el rechazo. “Debemos ganarnos su respeto y por la fuerza solo se gana el temor o el rechazo.”

-Ruidos fuertes. Dar una palmada o un golpe en la mesa. En gatos sensibles puede provocar que el animal nos coja miedo. Si el gato sabe que lo que está haciendo no está bien, puede funcionar, pero en la mayoría de ocasionas no es efectivo.

-El “NO”. El principal problema del “NO” es que hay que enseñarlo, ya que no lo entiende de forma natural. Un “no” firme y autoritario puede funcionar bien en determinadas situaciones, aunque hay métodos más eficaces.

-Spray con agua. El principal problema que nos plantea, es que difícilmente lo tendremos a mano cuando realmente lo necesitemos y no es nada practico llevar uno todo el día en un bolsillo. Por otro lado, hay medicamentos y antiparasitarios que se administran en spray y si el gato lo asocia con un castigo, aplicarlos se convertirá en toda una odisea. Esta herramienta es recomendada por muchos etólogos y veterinarios y realmente funciona bien, pero es su poca utilidad práctica lo que nos lleva a descartarla.

La siguiente “herramienta” es la que nosotros utilizamos y consideramos que es la mejor. Siempre está lista para usar, los gatos la entienden de forma natural y es altamente efectiva.

-El bufido. Al igual que el ronroneo, los gatos interpretan el bufido instintivamente. Las gatas utilizan el bufido para reñir a sus pequeños y aunque según se relacionan con otros el bufido adquiere nuevos significados más allá de la simple regañina, el mensaje de fondo es común a todos ellos “No me gusta lo que estás haciendo”. El bufido es innato y prueba de ello es que incluso en gatos criados con biberón que nunca han tenido contacto con otros gatos, bufan cuando se encuentran por primera vez con un perro u otro animal que les asuste.

¿Cómo bufar?

El bufido consiste en una [f] larga “FFFF”. Si recordamos las clases de lengua, veremos que la [f] es un sonido fricativo labiodental sordo, o lo que es lo mismo, que el labio inferior vibra al hacer pasar el aire entre este y los incisivos. Si ponemos los labios como si fuéramos a soplar una vela o a dar un beso, no lo haremos correctamente. Los incisivos superiores han de tocar el labio inferior.

“El bufido debe sonar corto y consistente”

El bufido debe sonar corto y consistente, para ello soltaremos todo el aire de golpe. Para reforzar la idea de regañina, podemos señalarle en el momento de bufar, como si nuestro brazo saliera disparado hacia él al soltar el aire.

La primera vez que bufemos a nuestro gato probablemente se quedará muy parado porque no se lo esperará y puede que no sepa que lo estamos riñendo a él, pero esta reacción es muy natural y lo único que hay que hacer es insistir.

A partir de este momento, el bufido se convertirá en nuestra forma de expresión más habitual, pero antes de que nos empecemos a deshinchar de tanto bufar a diestro y siniestro, aprenderemos como utilizarlo adecuadamente. No olvidemos que reñir es una pequeña parte de enseñar.

terapia online

Comentarios

Hoy mismo he probado lo del bufido. Tengo un gato en casa desde hace dos días y es la primera vez que me relaciono con ellos. Esta mañana ha intentado enganchar las cortinas con las uñas y le he soltado un bufido. El primero le ha sorprendido, pero ha vuelto a intentarlo y al volver a bufarle ha dejado las cortinas en paz y se ha ido a otra cosa (nota mental: leerme bien la entrada sobre el rascador antes de que busque un sustituo para las cortinas). Un saludo

Realment molt i molt efectiu, si et surt bé el bufec, funciona a la primera. Gràcies pel vostre consell.

Lo del bufido funciona realmente bien; a mí hace tiempo que se me ocurrió al ver que los gatos se bufan entre ellos cuando están de pelea. Me acabáis de confirmar que funciona :-) Por cierto: el spray también lo uso, aunque sólo en un caso muy concreto: cuando intentan desgarrar la mosquitera. Tengo un spray "fijo" junto a la ventana :-) En realidad Gorrón y Parásito (mis gatos) no me causan muchos problemas, ya que hacen vida en el jardín (un jardín bastante silvestre, con pinos y vegetación nativa) y ahí son bastante libres de hacer lo que les dé la gana. ¿Rascadores? Tienen exactamente once, todos de corteza de pino natural y viva, y les encantan :-)

Fa una setmana que tinc un gat a casa, el vam agafar d'una protectora, i es porta molt bé i és molt juganer i carinyós, malgrat tot, quan està estirat al terra i intentem acariciar-lo ens mossega o esgarrapa com si volgués jugar amb les nostres mans (no se pas si a la protectora el van ensenyar a jugar amb mans i per això ens ho fa). Quan ho fa cridem com si ens fes molt mal per que deixi de fer-ho i apartem la mà poc a poc (és el que havia llegit en varis manuals que s'havia de fer) però encara així continuava fent-ho. Vaig llegir lo del bufec i vaig pensar que si mentre em mossegava l'esbufegava l'ensenyaria que això no està bé i deixaria de fer-ho poc a poc, però després de fer-li encara em mossega o m'esgarrapa més fort. No és correcte utilitzar aquesta tècnica per quan t'esgarrapen o mosseguen? No sé que puc fer per treure-li aquest costum....

Hola Pichu. Pel que ens expliques, el problema podria ser un altre. El més probable es que quan està estirat al terra i l'acaricies, no li agradi perquè se sent vulnerable i ell et mossega i esgarrapa per "defensar-se". En aquest cas, al bufar-li el que fas és fer que se senti més agredit i per tant intenta defensar-se encara més. Per saber si al tocar-lo li està agradant o li està fent sentir incòmode, t'has de fixar en la cua i en les orelles. Si comença a moure la cua amb brusquedat o si torça les orelles cap enrere, no li està agradant. També acostumen a apartar-te la ma amb les potes per indicar-te que no volen que els segueixis tocant. Si quan us fa saber que no vol que el seguiu tocant, vosaltres pareu, cada vegada es deixarà tocar més estona. En aquest cas, ell no està fent res dolent, només t'està fent saber que no vol que el toquis en aquestes condicions i segurament abans d'arribar a mossegar-te t'ho ha intentat fer saber d'altres maneres. Per això al bufar-li, no entén que l'estàs renyant, sinó que entén que l'estàs agredint. Si el problema continua o teniu algun dubte més, no dubteu en contactar-nos. Per cert, ens alegra molt que en comptes de comprar, l'hageu adoptat en una protectora.

Añadir nuevo comentario

Control anti-spam (=^エ^=)

Licencia de Creative Commons
Todo artículo de esta web de Gats i Cia. está bajo una licéncia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported License.